Grupo de Investigación Agroecológica de Mérida

Por las tierras del Páramo

In Informe, Opinión on marzo 11, 2009 at 8:00 pm

Mensaje al Comando Regional Agrícola Socialista

Miguel Angel Núñez

En el Municipio Rangel del Estado Mérida por un uso inadecuado del suelo, aunado a la fuerza del viento y los sistemas de riego se pierden 15.18 Toneladas/hectárea/año. En efecto, sólo el 15% de la superficie total (72.659has) de los suelos del Municipio Rangel presentan cifras significativas de pérdida de suelos. El total de hectáreas cultivadas (no se separan cultivos) del Municipio en mención, es del 7% (5.086 has.). De estos datos 3.560 has. corresponden aproximadamente al 70% de tierras cultivadas que se encuentran en proceso de pérdidas de suelo. Indica esta última cifra, un valor de pérdidas de suelo entre 6 a 7 toneladas/ha/año.

La realidad precedida fue confrontada durante los días 4,5 y 6 del mes en curso, cuando se realizo el Primer Taller Internacional de Recuperación de Suelos en el Salón de Usos Múltiples de San Benito, en Mucuchíes, Municipio Rangel del Estado Mérida, dicho taller fue dirigido a los productores de la zona, pero participaron personas de diversas instituciones entre las cuales se citan al INIA, UEMPPAT, FONDAS, Alcaldía del Municipio Rangel, estudiantes del Liceo Agroecológico y también de la UNESR. El taller conto con la colaboración del internacionalista, especialista en la ciencia del suelo el Dr. Fred Magloff de las Universidades de Vermont y Cornell y fue organizado por miembros de la Red Social de Agroecología de Mucuchíes siendo patrocinado principalmente por el Instituto Desarrollo Científico y Tecnológico de la Universidad Simón Rodríguez, el IPIAT, la Fundación Cenditel y la Alcaldía del Municipio Rangel.

El gran objetivo del taller en mención fue conocer el estado de erosión de los suelos y otros problemas, proponiéndose las adecuadas técnicas para recuperar y darle salud a los suelos en el Municipio en mención.

La dinámica metodológica fue participativa. Colectivizada en grupos de 10 a 12 participantes, quienes interactuando fueron llenando matrices para la solución de los problemas presentados, permitiéndonos obtener los siguientes resultados: los problemas de suelo de mayor importancia expuestos por los participantes del taller, fueron: la presencia de plagas, sustancias tóxicas y erosión por viento sobre suelos cultivados. Es razonable dicho resultado por la percepción o vivencia que tienen al día-día, y por los efectos inmediatos que han de superar para tener una mejor cosecha. Los problemas de menos importancia para los participantes fueron las cárcavas, suelos saturados y los suelos inundables. Esto se explica por lo difícil y complejo de corregir los problemas de cárcavas y los otros por las pendientes abruptas lo que hace que el escurrimiento y escorrentía ocurran con mayor velocidad, de esa manera no ocurren con mucha frecuencia planicies inundables de gran extensión. En cuanto a las prácticas de recuperación de suelo se destacan como de mayor valoración ser aplicadas: abonos orgánicos, manejo de plagas y abonos verdes.

Los participantes valoraron que todas las prácticas o técnicas agroecológicas no solo han de solucionar los problemas de suelos mediatos e inmediatos. También la continuidad de las prácticas garantizarían la recuperación de los suelos erosionados e infertilidad, la infiltración del agua en el suelo y la manutención de los depósitos de agua para la nutrición de la planta.

LA CUESTIÓN TÉCNICO-POLÍTICA:

Los 115 asistentes al taller razonablemente presentaron una gruesa propuesta de trabajo resumida en 34 conclusiones y recomendaciones. Demandas de trabajo que necesariamente algunas de ellas debiesen ser asumidas por la institucionalidad, siendo requeridas por la comunidad. Ver (www.aporrea.org). En ellas se exige la aplicación de una serie de soluciones técnicas para la recuperación y mantenimiento de la agricultura parameña. Se entiende que estas propuestas-salidas para mejorar los sistemas agroproductivos han de facilitar un conjunto de acciones socio-política inherente a los rendimientos, productividad y eficiencia en los agroecosistemas trabajados. Ante esas acciones de trabajo que vienen desde las bases, de –abajo hacia arriba-, debemos continuar promoviendo y aplicando las prácticas agroecológicas como antídotos frente los tantos agravios ambientales, sociales, culturales, económicos y políticos que nos continúan acarreando la utilización de agrotóxicos y sus consecuencias en el mal manejo de los suelos. Esta realidad en alguna medida nos refleja lo que sucede en nuestra agricultura nacional.

Todo suelo por más diverso que presente su bio-estructura, es un recurso natural vital para nuestras generaciones venideras. Por ello, su inmediata recuperación y resguardo en cualquier área o zona de producción agrícola nacional debe valorarse como política de estado especialmente para la soberanía alimentaria. Un suelo vivo, saludable y de alto contenido biológico comienza a presentarse como la real alternativa frente a la triple crisis de nuestro mundo contemporáneo, como lo son: los cambios climáticos, los recursos energéticos y la producción de alimentos.

Nuestra corresponsabilidad social en trabajar, velar y luchar por la salud de los suelos debe ser uno de los tantos ejemplos que nos contagie a los diferentes niveles del conocimiento y acción para con tantos otros. Acá el socialismo estará siempre presente.

En su condición soberana y en el acompañamiento con el agua, los suelos constituyen uno de los principales y prioritarios recursos energéticos. Se exige actuar con otra racionalidad que agroecológicamente nos ayude ahorrar la energía. Es allí donde se valoran las razones técnicas de la producción agrícola ambientalmente sustentable y las decisiones, en que la voluntad política, deba direccionar hacia la prevención de las otras nuevas afecciones ambientales y sociales que han de acontecer.

En el Estado Mérida, donde resalta la Comisión Estadal de Agroecología con la finalidad de cooperar en la coordinación, articulación y sinergia del Plan Estadal de Agroecología luce propicio y oportuno que las propuestas que ha ensamblado la Red Social de Agroecología de Mucuchies producto del trabajo de las organizaciones que hacen vida en la Red y de los resultados y recomendaciones emanadas del taller, puedan concretar la promoción y las acciones, dándole un sentido más coherente y cohesionado a las propuestas políticas agroalimentarias que el Comando Regional Agrícola Socialista del estado Mérida esta tratando de ensamblar.

No olvidemos y tengamos siempre presente, que sólo tenemos cuatro años para seguir demostrando poder hacer un buen gobierno y así garantizar el camino definitivo hacia la construcción de un nuevo modelo agrícola avanzado, progresista, verdaderamente socialista, agroecológico, tropical y sustentable como condición misma de las razones paradigmáticas y de cambio que se llevan en el largo y complejo camino, del evidentemente proceso revolucionario que estamos transitando.

publicado en http://www.aporrea.org 11/03/09
http://www.aporrea.org/regionales/a74057.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: